Diferencia entre Pronóstico y predicción



La diferencia entre el pronóstico y la predicción es la precisión. Mientras en el caso del pronóstico se afirma que el resultado es probable que suceda, en el caso de la predicción se afirma que así sucederá. Cuando se está 100% seguro de que algo va a suceder, se habla de una "predicción". Por ejemplo: si se suelta un lápiz desde una altura, cualquier persona puede predecir que el lápiz va a caer y acertará en su predicción. No es algo que esté sujeto a una situación diferente. No hay otra posibilidad mientras no exista alguna otra variable que interfiera.
En el caso del pronóstico, se tiene una variedad de posibles situaciones por suceder, y no hay un 100% de posibilidades para ninguna de ellas de que suceda. Todas tienen una cierta probabilidad de ocurrir, y usualmente se escoge la que se estima más probable de suceder, bajo ciertas circunstancias que deben preservarse, y a eso se le llama el "pronóstico".
Por ejemplo: si se lanza una moneda al aire y en 5 sucesivas tiradas se han obtenido solamente "águilas", (y suponiendo que la moneda es legal, es decir, no está adulterada), la probabilidad de que en la siguiente tirada salga un "sol" es muy alta, por lo que el pronóstico para el siguiente tiro es "Sol", pero podría no salir, y aunque su posibilidad sea muy alta no está obligada la moneda a salir "Sol".


Con el clima -el tiempo atmosférico en realidad-, lo que se hace es un "pronóstico del clima", no una predicción del clima, aún cuando los modelos computarizados tienen una alta correlación, se trata siempre de pronósticos.

El pronóstico puede cumplirse o no, ya que no es una predicción. Cuando el pronóstico acierta a la realidad, se dice que el pronóstico fue acertado, pero nunca se debe considerar al pronóstico como una predicción. Las predicciones suelen dejarse sólo para los casos en los que el conocimiento del sistema es total, y se tienen condiciones que se preservan con el tiempo, como puede ser en un laboratorio.

En la vida real, las predicciones son muy limitadas, y requieren de un conocimiento muy basto del sistema para poder predecir lo que sucederá. La inteligencia artificial, con todo y que puede manejar una gran cantidad de variables y hacer modelaciones muy sofisticadas, no ha podido aún predecir el futuro. Algunos de sus resultados los presentan como predicciones, pero en realidad son pronósticos muy probables. Algunas veces acierta, otras veces no.

La precisión en los pronósticos tiene que ver con la complejidad del sistema dinámico. Entre los sistemas dinámicos existen los lineales y los no lineales. En la vida real, la gran mayoría de los sistemas dinámicos son no-lineales.  Cuando los sistemas son no-lineales, el pronóstico se complica y se pueden obtener con análisis de tendencia y modelaciones pronósticos relativamente confiables de alta probabilidad de éxito siempre y cuando las variables que dominan al sistema no cambien.

Los sistemas dinámicos no lineales más complejos los estudia la Teoría del Caos, y es claro que no existe un pronóstico que se pueda considerar una "predicción", porque la dinámica del sistema requiere del conociemiento de los datos medidos con una altísima precisión y además de la conservación de los valores de los parámetros del sistema. Por ejemplo, si se patea un balón de futbol soccer, éste hará en su recorrido una trayectoria parabólica, y se puede pronosticar con relativa precisión donde caerá si se conocen con buena precisión los datos iniciales al ser pateada. Pero, si mientras está haciendo su recorrido en el aire se presenta un fuerte viento o lluvia, la trayectoria ya no sería parabólica y el lugar donde finalmente caerá podría ser muy diferente al que se había pronosticado sin esas condiciones externas.

Pronóstico y predicción son conceptos diferentes pero unidos entre sí. Para que un pronóstico pueda ser una predicción, se debe conocer con absoluta precisión el sistema, lo cual es equivalente a ver el futuro.

En AnálisisDeTendencia.com hacemos pronósticos basados en el estudio y modelación del sistema en cuestión.